Radiofrecuencia. La mejor elección.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Radiofrecuencia, la mejor elección

La radiofrecuencia es un aparato de estética profesional que se encarga de estimular los fibroblastos a través del calor profundo que emiten sus ultrasonidos. Estos fibroblastos son los que generan colágeno y elastina, encargados de mantener la firmeza y tersura en la piel.

La radiofrecuencia también es conocida como diatermia.

Es uno de los tratamientos mejor valorados. Es indoloro y agradable, la sensación es de un ligero calor en la zona, sin llegar a notar quemazón.

Los resultados se pueden observar en el momento del tratamiento, ya que proporciona un efecto lifting de forma instantánea, a la vez que realiza el efecto regenerador de fibroblastos de forma profunda.

El aspecto de la piel tiene una gran mejoría, aportándole luminosidad y una textura más jugosa al tejido. Mejora el metabolismo celular y la oxigenación de la piel.

¿Qué tipos de radiofrecuencia profesional hay?

Existen varios tipos de radiofrecuencia. La diferencia entre cada uno de ellos es la profundidad a la que llega la onda. Estos son:

  • Radiofrecuencia capacitiva. Trabaja a niveles más superficiales. Es la que se encarga de estimular los fibroblastos. De esta manera generamos colágeno y elastina, recuperando la firmeza del tejido.
  • Radiofrecuencia resistiva. La energía que emite penetra a los tejidos más profundos.
  • Radiofrecuencia capacitiva monopolar.

Para que el efecto de la radiofrecuencia sea óptimo, la corriente debe ser continua.

Beneficios de la radiofrecuencia

  • Regeneración a nivel tisular.
  • Efecto lifting facial.
  •  
  • Recupera la forma del óvalo facial.
  • Disminuye surcos y arrugas.
  • Reafirma y mejora el aspecto de la piel en cuello y escote.
  • Reafirma la piel en zonas corporales como, brazos, abdomen, glúteos…

Contraindicaciones

  • Embarazo o lactancia.
  • Personas con marcapasos.
  • Personas con implantes o prótesis metálicas.
  • Enfermedades neuromusculares.
  • Afecciones cutáneas.
  • Personas con problemas vasculares graves.
  • Insuficiencia renal o hepática.

Inflamaciones graves (VIH, tuberculosis…).

Radiofrecuencia. La mejor elección.
Patricia

Patricia

Leave a Replay

Sign up for our Newsletter

Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit